Statcounter

miércoles, 9 de noviembre de 2016

otra conversación en el intermedio

Conversación nº 4


- ¿Qué tal yaya? solo faltan cinco días y cuatro noches para que vengas a vernos - me dice el matemático de mi nieto.
- Sí, cariño, cuatro noches, yo también cuento el tiempo que me queda para poder darte muchos besitos - le contesto-  Esta vez no podré llevarte regalos, con la pierna tontorrona no he podido salir de compras. Bueno, esta mañana he entrado en una tienda aquí al lado de casa  para preguntar si tenían algo de Harry Potter, y solo tenían una enciclopedia muy grande con todos los personajes, si te interesa, igual podrías pedirlo de regalo para Navidad.
- ¿Estaban los sortilegios? - me pregunta muy serio. 
- ¡Que tonta soy! pues no he pensado en mirar eso
- No te preocupes, puedes mirarlo otro día y me lo dices. Ahora tengo dos varitas mágicas pero no sé los sortilegios....
- ¿Sabes el juego de las maderitas que te regaló Nuri? - le digo cambiando de tercio-  debe estar de moda, porque lo he visto ya en dos películas en la tele. En una de ellas, que era de policías, el juego casi era el protagonista.
- No hagas caso, yaya, no está de moda, eso es un truco de publicidad, lo ponen en una película para que se vea y así venden más -me dice el listo de la casa.
- ¡Que espabilado eres! no lo había pensado.
- ¿Sabes? el día que tu llegas, el viernes, no tengo cole, así es que no tendré que hacer el gran dictado de los viernes. 
- ¿Qué es eso? ¿un juego o un concurso?- le pregunto
- No, es un ejercicio de clase, no me gusta mucho -confiesa.
- Pero eso es muy interesante, hay que aprender a escribir sin faltas de ortografía. Si quieres le podemos decir a tu mamá que nos dicte y tú y yo practicamos estos días ¿vale?
- Tengo una idea -me dice- ya te dictaré yo y así tú practicas (¡ya me la ha "colao" otra vez)
- De acuerdo, tú me dictas y me lo corrijes. Ahora te dejo, que tengo que ir a preparar la cena, buenas noches tesorito.
- Yaya, como no te gustan las serpientes he guardado a mi peluche Serpi en una caja, para que no tengas miedo, pero hay poco aire y casi no puede respirar... ¿puedo abrir la caja un poquito?
- Claro que sí, guapísimo, no la dejes sin aire, se puede poner malita, además, estoy segura que Serpi me va a gustar.
- ¡Gracias, yaya! Ya verás que es muy simpática. Buenas noches.
- Buenas noches, cariño mío.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada