Statcounter

viernes, 24 de marzo de 2017

En el aeropuerto. PM-1



Situación equívoca


Me equivoqué al elegir este vuelo de las 9 de la mañana, no tiene ningún sentido que me haya tenido que pegar semejante madrugón… Claro, cuando vi un vuelo que salía a las 9 pensé, ese está bien, es una hora razonable, pero aunque la hora de salida lo fuera, la hora a la que me he tenido que levantar, no. ¡A las 6.45 me he tenido que pedir el taxi! Y LEVANTARME, A LAS 6. Ahora estoy que no me aguanto ¡que poco me gusto! Pudiendo elegir, elijo lo peor, es una tendencia en mi.
¿Qué puedo hacer? Estoy desde hace media hora sentada aquí en la sala de embarque para ir a La Coruña y aún me falta una hora de espera ¡no puedo más! Me duele la pierna de la trocanteritis y la de al lado, debe ser por solidaridad… Me duele la espalda, y el final de la espalda según se mire (pero digamos que me refiero a aquella parte que está más alejada de la nuca), y me resulta difícil mantenerme sentada, no encuentro la posición. Si al menos hubiera algún responsable de la compañía, le diría que me ayudara, pero no hay nadie, ni los pasajeros han llegado todavía.
Bueno, hablando de pasajeros, allí veo uno, El sí que vive feliz, ¡míralo allí tumbado ocupando tres butacas! Y durmiendo, sin preocupaciones de encontrar la postura correcta. ¡Ya me gustaría a mi poder tumbarme…!
¡Alto! ¡esto es importante! ¿POR QUÉ PUEDE TUMBARSE ÉL Y NO UNA SERVIDORA? Repito ¿por qué él sí y yo no?¿dónde está escrito que él, por ser joven tiene unos privilegios que yo no merezco? ¿o es porque él es chico y yo chica, digo, señora mayor? Es igual, yo no puedo más, tengo que elegir entre tumbarme en las butacas o por el suelo, esto es la guerra, así es que opto por las butacas en un primer intento.
Se ve que nada más tumbarme me quedé frita, me dormí en el acto. Pero, no habrían pasado unos minutos (quizás más) cuando me desperté sobresaltada ¿cómo no iba a estarlo? Un montón de personas revoloteaba en torno mío. Unas me daban palmaditas en las mejillas, con más o menos gracia y fuerza; otras me levantaban los brazos lentamente para dejarlos caer a lo bruto... Había hasta quien se contentaba con agarrarme la pierna por el zapato, para mover los pies haciendo círculos.
Todas estas maniobras gestuales venían acompañadas de palabras sin sentido: “Señora, señora, despierte ¡no está sola!”, “¡Abra los ojos! ¡ánimo!” y cosas por el estilo. Lo que más me sobresaltó es cuando dijeron “Ahora viene un médico, tranquila, la van a atender”…
En cuanto tuve alguna autonomía de movimiento, eché una mirada al joven que se había pegado la siesta tumbado tan ricamente sin que nadie le dijera nada. Ocupaba el mismo sitio,  estaba con los pies encima de la butaca, sin calcetines, haciendo lo que le daba la gana y sin que nadie se metiera con él. No hay derecho.
Alguien podrá pensar que esto es un caso de discriminación positiva, pues la gente se preocupa por una señora mayor ¡error! Simplemente se supone que a mi edad he tenido que aprender a aguantarme y comportarme y se espera que lo siga haciendo hasta el final de mis días, y no se concibe otro comportamiento para mi, muy diferente del que se les exige a otros... a quienes se les justifica todo porque son jóvenes.
Meditaciones aparte, voy a concentrarme en lo que le tengo que contar al médico para que no haya hecho el paseillo hasta mi en vano, y que no encuentre ningún inconveniente en que me suba al avión que me llevará a La Coruña, ¡tengo que ver a mi nieto!  


No hay comentarios:

Publicar un comentario